domingo, 26 de octubre de 2014

Por Sofía de Santi en Ensayos a una tinta


“Una casa para no extraviarse”
Por Sofía de Santi
(26/10/2014)

Publicado en Ensayos a una tinta

Termino de leer "Las horas claras" de Jacqueline Goldberg, que recomiendo muchísimo por ser una de las mejores historias que he leído en los últimos meses. Si ustedes quieren leer un poema en prosa, lo leerán con gusto. Si buscan leer una novela, también lean "Las horas claras", porque este libro no se contiene dentro de las etiquetas simples en que encasillamos a los libros y al arte en general. El libro, su historia, va más allá de las estructuras clásicas de las novelas, de la narrativa y de la poesía, va más allá de las estructuras impuestas. Es una historia fragmentada o un poema fragmentado que nos aproxima a la vida de una mujer y el nacimiento de "una casa para no extraviarse", "para que la salvase del desierto" que le resultaba la ciudad de París.
La construcción de la casa es la narración también de una vida. Tal vez sea la misma vida narrada en dos cuerpos. La casa y la vida de Madame Savoye se edifican sobre las mismas bases: el amor, la muerte, la traición, la indiferencia, dolores, lágrimas, lluvia y melancolía. El alma de Madame Savoye conoce de sombras y luces, y no la abandona una tensión interna que crece con el paso de los años y se le acomoda en los huesos como si fueran un solo ser. Es un personaje extraño y muy humano, donde muestra las heridas más profundas con elevada elegancia. No olvidemos nunca dónde se desarrolla la historia: en Francia.
Sea primavera, otoño, invierno o verano, la casa sufre junto a Madame Savoye, ¿o es al revés? La casa vive, ella también. La casa sufre continuos golpes de la naturaleza, ella también. La casa reposa, respira, llora y ella también. La guerra también hace de las suyas en ambas. Pero el peor enemigo, el peor de los castigos, es la casi ausencia de la alegría en la mayoría de su larga vida. Parece que a Madame Savoye no se le dan muy bien estos asuntos, pero hay un párrafo magnifico donde conocemos un rostro más amable del personaje principal (no, no me refiero a la casa sino a ella, la señora de la casa): el gusto por recibir visitas y cocinarles. Magnífica anfitriona que prepara Pierna de cordero con trufas negras (con receta incluida). ¿Se puede pedir más? Sí. Léanla, vale la pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada